Los TPV o Puntos de Venta son una herramienta esencial para cualquier negocio que necesite registrar todas sus operaciones. La tecnología nos hace adaptarnos a las nuevas necesidades sociales, por lo que muchos TPV convencionales se han quedado obsoletos por completo. En este artículo os hablamos de las ventajas y desventajas de los Puntos de Venta.

  1. Inalámbrico

Ahora, los TPV usan Wi-Fi o 4G para poder cobrar donde se quiera, cuando se quiera y como se quiera. El hecho de poder ir a la mesa del cliente y evitar que se levante para pagar, es un grandísimo avance para la hostelería, por ejemplo. De esta forma, se pueden tener varios TPV e ir atendiendo a los pagos de cada mesa, sin tener que formarse colas para pagar en la barra.

  1. Demasiada dependencia

Al final, siempre tendremos que depender de un ordenador o de la conexión a internet, lo que produce una situación de inseguridad cuando falla alguno de los dos. El punto débil de toda la tecnología es ¿Qué pasa si falla? Pues, si falla, habrá que recurrir al método de pago más convencional: el pago en efectivo.

  1. Mejor administración

Con un simple TPV podemos tener todo el negocio administrado y gestionado de cabo a rabo. Podemos poner lo que queremos cobrar, registrar todos los pagos, ya sea a clientes o a proveedores, como memorizar los productos más comunes, como sería el pan en una panadería o una hamburguesa determinada en un restaurante.

Esto se traduce en eficiencia, debido a que podemos hacer muchas cosas con un solo instrumento, de forma automatizada y más rápido que la forma convencional.

  1. Es caro

El hecho de que sea caro es relativo porque un negocio necesita de herramientas profesionales, y éstas tienen un precio. En este sentido, un TPV completo puede costar 6000€ fácilmente, pero estamos hablando de herramientas que sirven para muchos fines y que nos ahorran mucho el trabajo al implicar un proceso automatizado.

Sin embargo, hay negocios más humildes que no pueden hacer frente a un coste de tal dimensión, algo que puede, lamentablemente, alejarle de los beneficios que ofrecen los tpv móviles.

  1. Es rápido

No hay ningún sistema en estos momentos que permita cobrar y registrar tan rápido un pago. Se puede pagar sin tener que meter la tarjeta en ningún sitio: basta con acercarla al TPV y se cobra.

Otros temas que puede consultar: